Ingeniero Mexicano crea técnica de “lluvia sólida” que eleva producción agrícola

 Recientemente el ingeniero mexicano Sergio Jesús Rico desarrolló un sistema de riego denominado “lluvia sólida” que eleva casi 20 veces el rendimiento agrícola en zonas áridas, informó hoy el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La tecnología creada por Rico consiste en el uso de una sustancia que atrapa el agua en forma de gel y la adhiere a las raíces de las plantas, lo que permite mantenerlas hidratadas, indicó el IPN en un comunicado.  Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Inicia diplomado sobre agricultura orgánica

CULIACÁN.- Hoy se puso en marcha tercer Diplomado Internacional en Agricultura Orgánica, con la idea de reorientar al sector productivo agrícola en el empleo de fuentes alternas para la fertilización, control de plagas y enfermedades.
La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), a través de la Facultad de Agronomía, puso en marcha la dicho diplomado.
En la ceremonia de inauguración, el titular de la Secretaría Académica Universitaria, Ismael Castro García, destacó que este tipo de capacitación que oferta la UAS es con el propósito de brindar a quienes se dedican a la agricultura en esta región y en el país, opciones tecnológicas que mantengan o recuperen la capacidad productiva de la tierra, además de ayudar a que se preserven los recursos naturales y el medio ambiente.
Acompañado por Jacobo Enrique Cruz Ortega, director de la Facultad, así como del especialista internacional Jairo Restrepo, el funcionario universitario dijo que hoy en día, la agricultura orgánica es un sistema de producción de alimentos que evitan el uso de productos de síntesis química, como fertilizantes, insecticidas, herbicidas, semillas transgénicas, hormonas y reguladores de crecimiento en plantas y animales.
“Por ello”, subrayó, “la importancia de que se lleven nuevas alternativas como las que habrán de exponerse a productores de la región y de otras entidades de la República Mexicana”.
Al dar la bienvenida a quienes asisten a esta Diplomatura, el director de la Facultad de Agronomía, manifestó que estarán participando más de 70 productores y técnicos que recibirán la información más novedosa sobre evolución geológica de suelos, remineralización de suelos, materia orgánica, harina de rocas y minerales, y teoría de la fermentación, entre otros temas.
Cruz Ortega agregó que en este encuentro también se conocerá la ley de productos orgánicos y su reglamentación, así como las implicaciones para el desarrollo del sector de la producción orgánica de México.

Fuente: alinstantenoticias.com


Benificios de la producción agrícola ecológica

BENEFICIOS DE LA PRODUCCIÓN ECOLÓGICA

Los beneficios de la producción ecológica, se pueden categorizar en: Económicos, ecológicos y sociales.

Beneficios económicos
Es una alternativa de producción que mediante la exportación, permite la generación de divisas que son de beneficio para la economía del país. Los productos ecológicos y orgánicos certificados, gozan de un sobreprecio el cual dependiendo de la calidad del producto, del movimiento de la oferta-demanda y de la estrategia de mercadeo de los comercializadores, así será el valor que se alcance del sobreprecio.

Beneficios ecológicos

Producir ecológicamente consiste en hacer un uso adecuado de los recursos naturales como suelo, agua y biodiversidad. Se procura un menor impacto a los ecosistemas al momento de producir. La producción sostenible, implica utilizar de una mejor manera los recursos existentes en la finca, promueve el reciclaje de nutrientes y se orienta al mejoramiento del suelo. Todo esto permite que el recurso suelo, se mantenga y mejore como consecuencia de hacer un uso adecuado de los ecosistemas; lo que a su vez se traduce en que se estarán conservando los recursos naturales para las próximas generaciones.

Beneficios sociales

La producción ecológica se basa en la integración de prácticas de laboreo del campo, que absorbe una gran cantidad de mano de obra, esto permite la generación de empleo en la misma zona o región y evita la fuga de divisas en la adquisición de insumos externos de síntesis química.


Presencia y uso de biofertilizantes en la agricultura de México

La variación de precios del hidrocarburo incide en la de los productos agrícolas.

Texcoco, México.- (Texcoco Mass Media).- La llamada Revolución Verde se caracterizó por el auge en la productividad agrícola en todo el mundo, y especialmente en los países en desarrollo como México. A partir de ello, se logró aumentar el rendimiento de ciertos cultivos de gran importancia, entre los que figuran el maíz, trigo y arroz.
Ese incremento se debió en parte por la aplicación de fertilizantes químicos a base de nitrógeno y fósforo, así como el uso controles de plagas. No obstante, la necesidad de aplicar tales agroquímicos para elevar la producción de alimentos ha sido cuestionada al paso del tiempo, debido a los elevados precios y el impacto ecológico que conllevan.
Los costos que llegan a alcanzar los fertilizantes minerales se deben en gran parte al uso de petróleo y sus derivados en el proceso de fabricación, de modo que la variación de precios del hidrocarburo incide en la de los productos agrícolas.
Por su parte, el impacto ecológico de los fertilizantes químicos se refleja en la contaminación del ambiente, tanto del suelo como de los ríos y mares.
Ante esa situación, una de las alternativas para la producción de alimentos se ha encontrado en el uso de los biofertilizantes, los cuales han ganado gran popularidad en México, donde el avance en su desarrollo y aplicación en cultivos de cereales, principalmente en el maíz, es destacado.
Los biofertilizantes se caracterizan por la presencia de microorganismos vivos que no causan daño o enfermedad al hombre, a los animales ni a las plantas. Pueden emplearse bacterias u hongos microscópicos, llamados micorrízicos, que se asocian en forma natural con las raíces de las plantas, beneficiando su crecimiento y el rendimiento de los cultivos.
Los microorganismos contribuyen con el crecimiento de las plantas y el rendimiento de los cultivos, pero para que éstos sean beneficiados es indispensable que las bacterias u hongos se encuentren vivos. El biofertilizante debe contener varios millones de bacterias por gramo de soporte sólido o por mililitro, en caso de ser acuoso. Una vez que la semilla germina y las raíces empiezan a desarrollarse, las bacterias se multiplicarán y colonizarán la superficie de las raíces y promoverán el crecimiento de las plantas.
Sin embargo, los biofertilizantes también tienen desventajas frente a su contraparte química. Por ejemplo, el limitado tiempo de almacenamiento que es de alrededor de 3 a 6 meses, pues muchos microorganismos no soportan un almacenamiento prolongado, y el número que sobrevive no es suficiente para producir los efectos benéficos sobre el crecimiento de las plantas. Otra desventaja es que la respuesta sobre el crecimiento de las plantas y el rendimiento de la cosecha es variable, dependiendo del cultivo.
En el caso de los inoculantes microbianos se conoce que es necesario hacer una estricta selección de las mejores bacterias u hongos que promuevan el crecimiento vegetal y el rendimiento de los cultivos. Por ejemplo, los biofertilizantes desarrollados en la UNAM a base de las bacterias Azospirillum aplicados en cultivos de cereales y Rhizobium en frijol, son productos de años de investigación básica y aplicada, seleccionando los mejores individuos, llamados cepas, de estas especies de bacterias y evaluando su efecto en diferentes variedades y cultivos agrícolas, así como en suelos y climas muy diversos.
En México, el uso extensivo de los biofertilizantes para cereales, principalmente maíz, es relativamente reciente. A pesar de que no existen registros estrictos sobre la cantidad de hectáreas beneficiadas con la aplicación de estos productos, principalmente a base de Azospirillum en el maíz, se estima que su rebasa los 2.5 millones de hectáreas.
Los resultados de la inoculación de maíces criollos y variedades comerciales con un biofertilizante a base de la bacteria Azospirillum, y sin la aplicación de fertilizantes minerales, han mostrado efectos benéficos consistentes sobre el rendimiento del cultivo en el 95 por ciento de las evaluaciones realizadas en más de 100 localidades de diferentes estados de México. La inoculación de maíz y otros cereales con cepas de Azospirillum seleccionadas también permite reducir hasta la mitad el uso de los fertilizantes minerales de nitrógeno, fósforo y potasio, sin que disminuya el rendimiento del cultivo.
El interés por el uso de los biofertilizantes ha captado el interés de algunos gobiernos estatales y del titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Empero, ante la creciente popularidad de los biofertilizantes, la certificación de éstos por personal altamente calificado es requisito indispensable e inaplazable, y así evitar que el engaño acabe con una alternativa agrícola en desarrollo.
En resumen, los biofertilizantes son una alternativa biotecnológica que emplea la biodiversidad microbiana existente en nuestro planeta, que pueden contribuir a lograr una agricultura sustentable y no contaminante del ambiente.
Dr. Jesús Caballero, Investigador y jefe del Grupo de Microbiología del Suelo y Agrícola, y del Programa de Ecología Genómica en el Centro Ciencias Genómicas, UNAM.

Fuente: www.infoagronomo.com