Científicos vislumbran oportunidad para adaptar cultivos al cambio climático

Científicos vislumbran esta oportunidad aprovechando el potencial de los bancos de semilla.

En respuesta a las exhortaciones de los líderes africanos de adquirir nuevas herramientas para abordar los efectos del cambio climático en la producción de alimentos, el programa de investigación del CGIAR sobre Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) ha publicado una serie de estudios enfocados a lograr que cultivos fundamentales para la seguridad alimentaria en el mundo en desarrollo sean “a prueba del clima”.

Los estudios constituyen diversos capítulos de un nuevo libro en inglés titulado Crop Adaptation to Climate Change, que fue preparado por un equipo internacional de investigadores líderes en el mundo en temas climáticos y agrícolas, para facilitar estrategias de adaptación para más de una docena de cultivos -como papa, fríjol, banano y yuca- de los que dependen miles de millones de personas.

Los informes describen cómo el cambio climático podría amenazar la producción de alimentos, y cómo estrategias específicas de adaptación podrían neutralizar -o al menos reducir significativamente- su impacto. Argumentan que se requiere urgentemente de inversiones para identificar rasgos genéticos importantes, incluyendo la tolerancia a la sequía y la resistencia a plagas, que serán fundamentales para ayudar a los agricultores a adaptarse a nuevas condiciones de cultivo.

“Hemos reunido a destacados especialistas en clima y mejoramiento de cultivos para detallar cómo se afectarán los cultivos y qué pueden hacer los fitomejoradores para evitar -o al menos mitigar- contratiempos potencialmente devastadores”, dijo Julián Ramírez, un cientifico del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) con sede en Colombia y uno de los autores de los estudios.

De acuerdo con los estudios, es probable que muchos de los rasgos fundamentales que los agricultores necesitarán para afrontar condiciones más calientes, más secas y, en algunos casos, más húmedas son inherentes a las semillas que protegen los bancos de germoplasma. Pero los investigadores observan que, para aprovechar el potencial de los recursos fitogenéticos, en particular la rica reserva de rasgos contenida en los parientes silvestres de cultivos claves, se requerirá aplicar con mayor intensidad la biotecnología de última generación, incluyendo nuevas herramientas de los campos de la genómica y la transgenia, los cuales avanzan rápidamente.

Los estudios indican que el impacto más directo en los rendimientos de los cultivos vendrá de los cambios en temperatura y precipitación. Pero también advierten que podría haber efectos indirectos provenientes de la incidencia alterada de plagas y enfermedades, aunque estos cambios no necesariamente serán negativos.

Datos sobre los impactos del cambio climático proyectados en los cultivos de banano, fríjol, yuca y papa están disponibles en el sitio web de la recientemente creada Red de Conocimientos sobre Adaptación y Mitigación (AMKN, por sus siglas en inglés) (www.amkn.org). Esta plataforma en línea reúne un gran volumen de conocimientos de diversas fuentes acerca de la mitigación y adaptación climática, y vincula dichos conocimientos a mapas interactivos. Los usuarios pueden tener acceso a herramientas e información, por ejemplo modelos climáticos, índices de sequía y datos socioeconómicos acerca de la agricultura, junto con comentarios de los agricultores en video y fotos de sitios piloto en todo el trópico.

Los nuevos estudios sugieren que, para muchos cultivos, el desarrollo de los rasgos necesarios para enfrentar el cambio climático promete ser un proceso largo y arduo. Anteriores esfuerzos de mejoramiento del banano y la papa se han centrado principalmente en el rendimiento, la calidad del producto y la resistencia a plagas y enfermedades, mientras que se ha prestado poca atención a la tolerancia a la sequía y el calor.

No obstante, los científicos están confiados en que algunas de las miles de muestras de variedades tradicionales y parientes silvestres de cultivos que están protegidas en los bancos de germoplasma contienen amplia diversidad de rasgos de tolerancia. Aunque ignoradas en gran parte en las técnicas modernas de mejoramiento de cultivos, las variedades tradicionales y los parientes silvestres de los cultivos podrían desempeñar un papel vital en ayudar a los agricultores a adaptarse al cambio climático, a pesar de los retos implícitos en el cruzamiento de especies distantemente relacionadas.

Fuente: agriculturasostenible.org

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s