Descubren en el amaranto más valores nutricionales y terapéuticos.

El amaranto de grano es un alimento que tiene la cantidad de proteínas requeridas en la dieta de una persona, su grasa llamada escaleno reduce los lípidos en la sangre y puede prevenir diversas enfermedades como crecimiento de células cancerosas.

Así lo dio a conocer un trabajo realizado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Unidad Irapuato, que contó con el apoyo de la Unión Europea.

Al amaranto de grano se le considera originario de América. De esta planta con la que se le rindió tributo al rey Moctezuma, es posible conocer la mayoría de sus características gracias a la obtención de su transcriptoma, es decir, cómo funcionan sus genes, explicó el doctor John Délano Frier, encargado de la investigación.

El especialista se dio a la tarea de estudiar en los últimos cinco años el amaranto desde tres puntos: social, económico e investigación, aunque reconoce que “todavía hay muchas cosas en esta planta por conocer para mejorar su producción”.

De acuerdo con esta investigación, el amaranto de grano reduce los niveles de colesterol, hipertensión arterial y es hipoalergénico. Además, analizaron sus genes con el fin de saber por qué son altamente pigmentadas, que puede ir del anaranjado al amarillo o morado, y están en proceso de definir si el pigmento es la protección contra bacterias y patógenos.

El doctor Deláno Frier, dijo que hasta el momento se han identificando los genes responsables de la pigmentación, la tolerancia y defensa a patógenos. Además se cuenta con un muestreo de las posibles plagas que afectan al amaranto de grano.

La investigación del Cinvestav también da cuenta que el amaranto de grano no es fácil de cultivar pues la planta tiende muchas veces a tirar su semilla en su etapa madura, lo que provoca pérdidas hasta del 50 por ciento del producto en etapa de cosecha.

Con el material genético estudiado recomiendan cambiar el tamaño de la planta con el fin de mejorar la cosecha, ya que de mantenerse alta con el viento perderá semilla; además han documentado que el amaranto de grano es flexible, es decir, que la planta va a comportarse de acuerdo con las condiciones del medio ambiente, y si le falta agua en determinada época de su desarrollo puede producir plantas enanas, detener su desarrollo o generar un producto no ideal para comercializarlo.

Sin embargo, así como se pueden presentar dificultades para su cultivo, es capaz de crecer en suelos pobres y salinos, acostumbrarse a la pérdida de agua, es tolerante a los insectos y patógenos, recuperarse de una defoliación (caída de las hojas) dentro de las primeras fases de su desarrollo sin sufrir pérdidas significativas en su crecimiento final.

Con el transcriptoma, dijo el especialista, ahora se sabe cuáles están involucrados en ciertas condiciones para su cultivo; un estudio de expresión genética que no se conocía, aunque todavía hay genes de los que se desconoce su función.

La investigación sobre el amaranto de grano puede consultarse de manera gratuita en la revista BMC Genomics. Ahí se incluye su comparación con el amaranto semidomesticado con el fin de conocer su evolución.

Fuente: El Informador.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s