El genoma del aguacate ayudará a mejorar la calidad del fruto.

 Científicos del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) tendrán el primer genoma del aguacate de la especie criollo a finales del presente año y de otras siete variedades para 2012, con lo que se esperan sentar las bases para una eventual mejora en la producción y calidad del cultivo.

Con este material genético del aguacate criollo se podrá identificar, por ejemplo, qué genes están involucrados en la textura de la pulpa, el sabor, contenido de aceite y la cáscara delgada, información que será transferida a los productores nacionales que buscan mejorar la calidad del fruto, explicó el doctor Luis Herrera Estrella, titular de la investigación.

De acuerdo con el especialista, el genoma del aguacate permitirá obtener importante información de cómo se forman los frutos, la pulpa y cuestiones de domesticación de la planta.

“Sabemos que el criollo tiene mejor textura de pulpa, sabor, contenido de aceite pero no puede comercializarse fácilmente ya que su cáscara es muy delgada, por lo que no es viable para su trasporte, a diferencia del tipo Hass cuya corteza es gruesa, si pudieran combinarse ambas características sería una ventaja en el fruto”, indicó Herrera Estrella.

Para lograrlo, dijo,  es necesario tener programas de mejoramiento; por eso es importante conocer los 900 millones de genes que tiene el aguacate criollo en su conjunto y hasta la fecha se han secuenciado 20 mil millones de bases del genoma.

“Secuenciamos más de los 900 millones de bases genéticas (Adenina, Guanita, Tiamina y Citosina) para tener la certeza de que cada letra del genoma es correcta. Estudiamos la misma base varias veces con el fin de tener alta precisión y en la actualidad estamos en el proceso de ensamblar este ‘rompecabezas gigante’ y armarlo. Después identificaremos en donde están las instrucciones y cuál es su posible función”, detalló Herrera Estrella.

A finales del 2011, el Langebio del Cinvestav tendrá las versiones de los genes del aguacate criollo para saber cuáles están relacionados con el tamaño, textura, sabor y pulpa.

De acuerdo con Herrera Estrella, una vez que se tenga el genoma del aguacate criollo podrá reducirse el tamaño del árbol del producto, que es alto y dificulta su cosecha.

Además, el Langebio secuenciará otras siete especies de aguacate para saber por qué son distintos entre sí, dónde se originó cada uno, además de conocer cómo se distribuyó a lo largo del continente americano y el lugar donde comenzó a cultivarse.

El aguacate es una de las plantas con flores angiospermas más primitivas que hay, por lo que conocer su genoma, aclaró el titular de la investigación, no sólo tiene sus aplicaciones para saber de su evolución.

Puros y mezclas
Herrera Estrella comentó que en la actualidad es necesario secuenciar el genoma de diversos cultivos porque de esta manera se podrá conocer detalles de los genes relacionados con las características de importancia agronómica.

De hecho, dijo, el mejoramiento genético tradicional está por llegar a sus límites debido a que es difícil separar una característica negativa con una positiva, y por prueba y error se tienen que cultivar miles de plantas para ver si pueden separarse las óptimas.

En cambio, si se conoce el genoma no será necesario llevar todas las plantas a campo, sino sólo las que son importantes para el cultivo. En estos casos resulta necesario tener identificado el material genético para hacer este trabajo más ágil, es el futuro del mejoramiento en plantas y animales.

Fuente: El Informador.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s